Pensar es aprender a respirar. Marina Garcés

Pensar es aprender a respirar. Nada más sencillo y nada más difícil. Por eso el cuidado de lo que hemos dado en llamar alma y el cuidado de la respiración tienen tanto que ver en todas las culturas. El alma es el aliento, y donde no hay aliento las palabras se pudren o se cosifican….

Para entender el mundo… el arte. Ryszard Kapuscinski

Hoy para entender hacia dónde vamos no hace falta fijarse en la política, sino en el arte. Siempre ha sido el arte el que, con gran anticipación y claridad, ha indicado qué rumbo estaba tomando el mundo y las grandes trasformaciones que se preparaban. Es más útil entrar en un museo   que hablar con…

Viajar. Miguel Sánchez Ostiz

Viajar te confronta con tus carencias personales, con tus afectos reales y ficticios y amañados, con tu peor rostro, en la soledad forzosa de los cuartos del hotel, en las horas de la fiebre y del soroche, en las horas muertas y la desgana: tu otra cara, la menos mostrable, la que menos te gusta,…

Lectura y tiempo… Elena Rius

Estos tiempos diferentes, individuales, son lo que no comprenden los partidarios de la lectura en diagonal ni los inventores de una aplicación, Spritz, que promete una lectura ultrarrápida jugando con la velocidad de reconocimiento del ojo humano. ¿Es realmente tan importante leer deprisa? Alguien debería decirles que el tiempo de la lectura no se mide…

Hablar. Marina Garcés

Nos atrapa, también, el ansia de comunicación. Si no hay actividad comunicativa, dejamos de escuchar. Si no recibimos mensajes, dejamos de percibir. La comunicación, así, se torna una actividad vacía que sólo pide más y más comunicación. Saturados de clichés y de actividad comunicativa, dejamos de hablar. Hablar es interrumpir el ruido y encontrar aquella…

Pasear. Carl Honoré en Elogio de la lentitud

Callaghan también ha comprobado que las mejores ideas se le ocurren mientras pasea por el barrio….Cuando voy por ahí me pongo a pensar. Si tengo algún problema en el trabajo, a menudo observo que lo resuelvo sin que ni siquiera me haya dado cuenta de que estaba pensando en ello. (Carl Honoré; Elogio de la…