Jesús Trueba de La buena vida en Madrid. Una forma de vida modesta en lo económico, pero muy enriquecedora en lo personal.

Me llamo Jesús Trueba.

Trabajo en la Librería La Buena Vida situada en la calle Vergara, 5, junto al Teatro y Palacio Real de Madrid, con la que estamos cumpliendo, como dice nuestro lema, “inesperadamente 10 años”.

Como editores en Plot y como lectores, siempre nos resultó atractiva la idea de crear una librería. Pero además, la idea de intentar que el espacio estuviera abierto a todo tipo de actividades y fuera un punto de encuentro de personas inquietas y curiosas.

Considero que mi apuesta profesional es demasiado arriesgada. Lo sabía cuando la tomé y el tiempo me lo ha confirmado. Afortunadamente, visualizar el fracaso ayuda a prepara el cuerpo para el largo invierno librero y medir bien la fuerza del deseo.

Ahora el trabajo de librero, sobre todo en La Buena Vida, es multiperfil. Desarrollamos tantas iniciativas que podemos encontrar espacio para el propio desarrollo profesional y personal en facetas impensables hasta hace unos años para un librero.

Me gusta porque realmente me pemite leer sin límite y me facilita una forma de vida modesta en lo económico, pero muy enriquecedora en lo personal.

Cuando tenía doce años quería ser entrenador de baloncesto, y lo fui, pero la vida es muy larga y cada época debe plantear retos y aventura.

Cuando me toca explicarle a una persona que no conozco por qué me gusta mi oficio le digo que he encontrado en los libros el sustituto perfecto para la conversación vanal y superficial, y que encuentro en los libros y los clientes habituales una compañía perfecta para crecer en lo personal.

Más allá de las apariencias la realidad de mi día a día en la librería implica jornadas de entre 8 y 11 horas con muchas semanas sin descanso. Lo más exigente es a nivel intelectual, puesto que necesitamos hacer todo tipo de funciones además de las clásicas de un librero. Ahora debemos escribir, hacer promoción y comunicación, organizar eventos y actividades, buscar productos complementarios….

Y lo peor es la falta de apoyo institucional y la falta de unión gremial.

La imagen que tienen las personas sobre el trabajo que realizo creo que se caracteriza por la idealización. Pero eso está bien. Creo que no hay que quitar ese aspecto, enseñar la trastienda, a fin de cuentas es mucho mejor arruinarse intentando montar una librería, o hacer una peli que poniendo otro bar.

He perdido el entusiasmo por lo que hago cuando algunas semanas todo se convierte en abrir y cerrar cajas, empujado por la locura de la edición sin freno ni sentido.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es recibir las novedades. Competimos por leer lo más raro, por descubrir algo que nos permita dar una oportunidad a un libro que, si no es por lectores atentos o libreros, pasaría sin pena ni gloria a pesar de tener calidad.

El mejor día que recuerdo en el trabajo es cuando la gente te agradece estar abierto, aguantar, y lo hacen desde la fidelidad colaborativa que supone comprar en una librería independiente y cultural.

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a leer, la verdad.

El futuro de mi profesión lo veo como una resistencia, un acto de fe, en el que no estaremos solos. Hay una parte de la sociedad que vuelve a las cosas con más profundidad, aunque sea en el humor, pero a cosas que quedan, que enriquecen realmente la vida. Y ese es un buen nicho para las librerías. Al mismo tiempo hay cambios importantes en los perfiles profesionales asociados a una librería, más enfocados a la atención al cliente y la comunicación.

No creo que me pueda jubilar. Se van a asegurar de que trabajemos hasta que no podamos con nuestro cuerpo y que luego tengamos un acceso asequible a la eutanasia. Así cerrarán el círculo de la máxima rentabilidad de cada ser humano.

Mis últimos momentos de disfrute han sido el último libro de Byung-Chul Han. Me ha vuelto a entusiasmar por su claridad y la capacidad para resumir nuestra actualidad; también he disfrutado mucho de lo último de Lehane y de la crónica de Jacek Hugo-Bader; de la música de Jessica Williams o McEnroe, y de la sopa de cebolla de La Esquina del Real (a la espalda de la librería).

Datos de ubicación/contacto

La Buena Vida – Café del Libro
Vergara, 5
28013 Madrid
Whatsapp: +34 634 595 636
de 11:00 a 14:30 y de 16:00 a 23:00 horas
todos los días de la semana

 

Si te animas y te apetece formar parte de este proyecto tranquilo (lasai) o colaborar con él, puedes:

  1. Contactar a través del formulario del blog para hacernos llegar tus sugerencias.
  2. Enviarnos, tus propuestas concretas por medio del cuestionario
  3. Si crees que tienes directamente cabida, puedes enviarnos completada esta entrevista (acceder)
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s