Calma. Sándor Márai

A veces siento lástima por las personas que corren tratando de acapararlo todo con tanta desesperación e insensatez…A uno le entran ganas de darles un palmetazo en los dedos y decirles: “¡Las manos quietas! ¡dejad de toquetearlo todo! ¡Quedaos sentados con educación! ¡En fila! ¡Cada uno tendrá lo que le corresponde!” De verdad, son como niños indisciplinados. No saben que, a veces, vivir con calma es sólo cuestión de paciencia, porque la armonía que buscan con tanta ansiedad – y que erróneamente llaman felicidad- deriva de unos pocos y sencillos trucos. (Sándor Márai; La mujer justa; Salamandra, pag. 142)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s