Tenemos tanta prisa por hacer las cosas…,

… por escribir, por estar reuniendo cosas, por hacer audible nuestra voz en el burlón silencio de la eternidad, que olvidamos esa cosa de las que aquellas no son sino partes: a saber, nos olvidamos de vivir. Nos enamoramos, bebemos mucho, corremos aquí y allá sobre la tierra como ovejas asustadas. Ahora han de preguntarse ustedes si, una vez hecho todo, no habría sido mejor quedarse sentados junto al fuego en casa y ser felices pensando. Permanecer sentados y contemplar; recordar sin deseo los rostros de las mujeres, complacerse en los grandes hechos de los hombres sin envidia alguna, ser todo y estar por doquier en simpatía, y sin embargo estar contentos de quedarnos donde estamos y de ver lo que somos… ¿no es esto conocer a la vez la sabiduría y la virtud, y morar en la felicidad? (R.L. Stevenson, pag. 50)

William Hazlitt / Robert Louis Stevenson; El arte de caminar; Universidad Nacional Autónoma de México

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s