Tacto. En nombre de la tierra. Vergílio Ferreira

  • El tacto, querida, es el sentido más noble. Porque posee la realidad tangible, y todas las ideas que se quiera pero que no están. Incluso los demás sentidos colaboran. Tengo en las manos la memoria de tu cuerpo, de la dulce redondez de tu cuerpo. (En nombre de la tierra, 13)

 

  • El tacto. Qué sentido tan curioso. Sentido ordinario, querida mía, un modo grosero de ser. Pero. Qué invención de delicadeza,…, déjalo cumplir su vocación terrestre. Las cosas deben tener volumen y peso y materia para nuestra condición. Pero en ellas debe haber la voluptuosidad de lo cóncavo y lo convexo. De la fuga de una línea. Ahora quiero poseerte en tu densidad ejemplar. Fertilidad de tu boca en la mía, contacto efímero de tu lengua sutil. En la concavidad de mis manos la masa de tus volúmenes….Refreno el ímpetu, quiero entrar con la conciencia difícil de lo que busco, lo imposible de tu ser. (En nombre de la tierra, 151-152)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s