Felip Pineda de Detroit Llibres en Alcoi. Veo el futuro de mi profesión muy vinculado a la gestión cultural

Me llamo Felip Pineda.

Trabajo en Detroit Llibres, situada en Alcoi, que viene funcionando desde hace solo unos meses: junto a mi compañero Tòfol Cabeza, inauguramos el pasado 25 de marzo.

La idea de montar la librería vino motivada, por un lado, como es obvio, por nuestra pasión por todo aquello relacionado con el libro y la lectura. Pero en mi caso también, por qué no decirlo, por la necesidad de encontrar una salida en un panorama laboral no demasiado esperanzador (hasta ahora me había dedicado al periodismo, un sector devastado).

Considero que mi apuesta profesional se caracteriza fundamentalmente por considerar el libro un dispositivo alrededor del cual generar puntos de encuentro y de sociabilidad. Si nos lo pasamos bien viendo películas y series y hablando sobre ello, por ejemplo, ¿por qué no íbamos a hacer lo mismo con los libros? Huimos de la idea de la lectura como algo erudito, eso de que leer te hace más inteligente o mejor.  Lo consideramos elitista y anticuado. Queremos transmitir que en los libros puedes encontrar un montón de cosas útiles para formarte o para ampliar tus horizontes o para ponerte en la piel de otros o para ponerles palabras a tus emociones… Pero nunca miraremos por encima del hombro a quien elige otras vías para esos mismos fines (que las hay, y no necesariamente son excluyentes entre ellas).

Me gusta porque creo que tiene un impacto positivo sobre mi entorno más inmediato, que es algo que he echado en falta en otros trabajos que he tenido.

Cuando tenía doce años quería ser “inventor” (así, en general). Precisamente, motivado por unos libros de experimentos científicos para niños que me habían regalado. Aunque luego la vida me llevó más hacia las letras…

Cuando me toca explicarle a una persona que no conozco por qué me gusta mi oficio le digo que tengo control sobre la mayoría de mis actos, elijo hasta dónde llegan mis contradicciones, cuándo cedo ante determinadas dinámicas o tendencias y cuándo me planto. Creo que poder decir eso en el ámbito laboral es una suerte.

Más allá de las apariencias, la realidad de mi día a día en el trabajo es un poco de todo: recomendar libros y tener un trato agradable con los clientes, sí, pero también hacer números, papeleo, pelearte con unos y con otros, cargar y descargar cajas… Es un trabajo, al fin y al cabo.

Lo más raro que me ha sucedido nunca en el mismo ha sido cuando un chaval que quería regalarle un libro a su madre me pidió que le trajera la primera edición del mismo porque así ella empezaba la historia desde el principio… ¡Fue muy divertido! Se lo explicamos y él también se rio.

Por lo general, no hemos tenido malas experiencias con los clientes. Casi todo el mundo entiende qué es esto y cómo funciona.

La imagen que tienen las personas sobre el trabajo que realizo creo que se caracteriza por estar bastante idealizada. Sí, es verdad que estamos rodeados de libros y eso nos da la oportunidad de hablar sobre ello, conocer a autores y editores, etc. Pero también nos dedicamos a cosas mucho más mundanas (quitar polvo, por ejemplo).

He perdido el entusiasmo por lo que hago cada vez que un libro que nos tiene que llegar se pierde en un agujero negro. Las distribuidoras se han puesto mucho las pilas y, por lo general, servimos la mayoría de los libros a los clientes que los han pedido en un período breve, normalmente de unos dos días. Pero, de vez en cuando, con algunos títulos en concreto, algo falla en la cadena y el libro parece que no llega nunca. En estos casos solemos recurrir a otras soluciones, como pedir el libro a otra librería. En ese sentido, se agradece ese tejido solidario que conformamos la mayoría de los que nos dedicamos a esto.

Sin embargo, lo mejor de mi trabajo, sin duda, es cuando entra alguien, te da las gracias por haber montado esto y te dice que considera que la librería hace de esta pequeña ciudad un lugar mejor.

El mejor día que recuerdo en el trabajo fue la inauguración. Hicimos una fiesta que duró todo el día y vinieron muchos amigos y familiares, además de un montón de desconocidos que luego se han ido convirtiendo en clientes habituales. ¡Fue un día espectacular!

Cuando quiero tomarme un descanso me dedico a lo que hace todo el mundo, supongo: salir a tomar una cerveza con mis amigos, leer, mirar alguna serie o película, pasear…

Así es como veo el futuro de mi profesión: muy vinculado a la gestión cultural y a convertir las librerías en espacios donde pasen muchas cosas.

El último libro del que he disfrutado ha sido El ejército de los Sonámbulos, de los siempre infalibles Wu Ming.

Datos de ubicación/contacto

Detroit Llibres

c/ Oliver, 5, bajo derecha. 03802, Alcoi (Alicante)

865773699 / detroitllibres@gmail.com

 

Si te animas y te apetece formar parte de este proyecto tranquilo (lasai) o colaborar con él, puedes:Si te animas y te apetece formar parte de este proyecto tranquilo (lasai) o colaborar con él, puedes:

  1. Contactar a través del formulario del blog para hacernos llegar tus sugerencias.
  2. Enviarnos, tus propuestas concretas por medio del cuestionario
  3. Si crees que tienes directamente cabida, puedes enviarnos completada esta entrevista (acceder)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s