La persona que siente…

Para Simmel, la auténtica persona, la que se oculta tras los alardes e inquietudes de la vida cotidiana de la gran ciudad, es la persona que siente. El sentimiento es lo que personaliza al individuo. Este principio evidente, sostiene Simmel, ha sido escamoteado por los “tópicos racionalistas” completamente ajenos a la psicología”. Uno de los errores de interpretación históricos más notorios es el de Descartes, que tras iniciar la cadena de razonamiento con razones, prosigue, razón tras razón, hasta la célebre conclusión de que existe porque piensa. He aquí, pues, la gran paradoja a la que conduce el pensamiento de Simmel: una sociedad calculadora está habitada por gentes que necesitan sentir para distraerse de la disciplina racional en que se fundamenta su vida práctica. (Todd Gitlin; Enfermos de información; Paidós, pag. 55)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s