Quisiera saber qué les debe mi singularidad a los demás. Ivan Jablonka

Quisiera saber qué les debe mi singularidad a los demás, la alquimia de las formas y los lugares comunes de los cuales soy el producto. ¿Puede uno convertirse en un sujeto si no es capaz de concebirse también como una rama de árbol o un canto rodado arrojado a la superficie de un lago?

La historia tiene la virtud y el inconveniente de arrebatarnos del presente, de nuestro solipsismo, de nuestra «modernidad», orgullosa soledad de hombres en la proa del tiempo. No solo porque nos enseña que otros hombres vivieron antes que nosotros, y otros hombres antes que ellos, que ya eran su «pasado», y todavía otros antepasados antes de esos ancestros. De manera más desestabilizante, nos hace sentir también que numerosos aspectos de nuestra vida – sentimientos, pensamientos, hábitos, actividades, instituciones, paisajes- tienen tanto orígenes como cimientos, ramificaciones precedentes tan diversos que en realidad los compartimos con nuestros antecesores, sin jamás haber tenido ninguna primicia de ello. La ilusión de un presente autosuficiente se ve así disipada, y nuestro egocentrismo, abolido para siempre. (Ivan Jablonka; En camping-car; Anagrama, pag. 48)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .