El editor insumiso. Juan Casamayor

La obligación de todo editor es infectar al lector de esa mentira y de esa belleza; mostrar, si es necesario, «el lodazal», aunque se vaya a contracorriente, aunque suponga inventarse un gusto lector, aunque uno se vea abocado, felizmente abocado, a editar cuentos. El ejercicio editorial debería ser una forma de insumisión. Insumisión frente a las censuras de las ideas, frente a los gustos lectores unificados, frente a los obstáculos en el trasiego cultural entre países, frente a límites de una educación basada en principios lectores y críticos. Esta filosofía de edición se expresa a través de mis escritores. Los escritores de dos orillas y un solo compromiso. Un compromiso editorial identificado con una única geografía, diversa y transversal. Me interesan los escritores extranjeros de sí mismos más que los sedentarios… Si escribir, como explica la escritora argentina Samanta Schweblin, es entrar en el miedo y salir ileso, editar es aceptar el riesgo y salir vivo para contarla, para compartir el siguiente libro con los lectores. (Juan Casamayor; Vivir del cuento; en AA.VV.; Trama & Texturas 35; Trama editorial, pag. 116-117)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .