El editor churrero. Francisco Javier Jiménez

El editor que edita como churros huele a refrito; sus libros prometen mucho, llaman la atención con su inmenso aroma, pero caen a plomo en el estómago de los lectores.  (Francisco Javier Jiménez; Aforismos diabólicos del libro y la edición; en AA.VV.; Trama & Texturas 13; Trama editorial, pag. 116)

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Mortimer Benítez dice:

    El editor churrero debería subsumirse en la segunda categoría, y avisar de ello en la cubierta de sus publicaciones-fritanga, identificarlas, en suma.

    Me juego la barba (postiza) a que nos interesa más el editor lento, casi un miniaturista, que sabe y valora lo que hace, que educa al autor y siente afecto real por él. Los ha habido, me parece.

    No obstante, sabemos que el sistema se sustenta sobre la cantidad, no sobre la calidad.

    Por ello, la tarea será separar la comida rápida de los platos cuidadosamente cocinados, y para eso se requiere criterio, que suele adquirirse, ay, tras algunas digestiones pesadas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .