Tomar conciencia del camino. Aroa Moreno Durán

Un día y su noche. Ese tiempo ha pasado Katia en la ciudad. Pero le parece que ha sido mucho más. Cuando bajó del tren y respiró y fue ese mismo olor a ciudad que en el otro lado. Cuando echó a andar, y no tomó ningún tranvía. Porque a los sitios importantes, decía su padre, se llega de pie, para tener conciencia del camino. (Aroa Moreno Durán; La hija del comunista; Caballo de Troya, pag. 160)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .