El poder de la literatura. Juan Eduardo Zúñiga

Ése es el gran poder de la literatura: transmitir un mensaje velado y alusivo para que un receptor ignorado pueda entender su propia vida e identificarse. La puerta de acceso a una obra es sentir que algo de ella es nuestro. (Juan Eduardo Zúñiga; Recuerdos de vida; Galaxia Gutenberg, pag. 34)

Muerte. Theodor Kallifatides

Todas las noches, en el balcón, me reconciliaba con la muerte, pero a la mañana siguiente lo había olvidado. La única verdad incontrovertible -que soy mortal- estaba fuera de mi alcance. La veía, la entendía, pero la olvidaba y por la mañana comenzaba de nuevo la lucha por el pan y por el nombre como…

Crisis y crítica. Marina Garcés

Los tiempos de crisis no son buenos para la crítica. Lo estamos viendo, aquí y en países vecinos. En la incertidumbre, gana el miedo. Y en la indefinición, el oportunismo. El combate de ideas se transforma en una guerra de opiniones y de posiciones en las que el único objetivo válido es atacar al adversario…

Objetos mágicos los libros, fetiches para la incertidumbre en su sencillez física y en sus gigantescos posibles efectos. Juan Eduardo Zúñiga

Ayer falleció Juan Eduardo Zúñiga. El libro siempre desencadena gratuitas divagaciones que pueden ser fructíferas, y divagación es el proyecto creador de una obra al inventar vidas, explicar qué les ocurrió verdaderamente, volver a los semiolvidados antepasados. Súbitamente la pluma se detiene, el pensamiento calla y un terrible mutismo desespera al que pretende llenar la…

La dulzura de la vida. Theodor Kallifatides

Regla número uno: Al extranjero siempre se le ofrece alguna cosa. Unos higos, un vaso de agua, un racimo de uvas, algo que le refresque. Se me ocurrió pensar que eso era la dulzura de la vida en Grecia. Una mano que da. De persona a persona. De extranjero a extranjero. (Theodor Kallifatides; Otra vida…

Somos, sobre todo, cómo nos tratamos. Marina Garcés

Somos lo que hacemos, somos lo que decidimos, somos lo que pensamos. Pero yo añadiría: somos, sobre todo, cómo nos tratamos. Cómo tratamos las cosas, a nosotros mismos y a los demás define nuestra posición en el mundo. No hay nada más evidente, a la hora de conocer a una persona, que ver cómo trata…

El sentido de la vida. Theodor Kallifatides

Hace mucho tiempo escribí que el hombre necesita un sentido en la vida, no tanto para vivir, como para morir. La vida termina y al mismo tiempo sigue. No en el cielo o en las islas de los Bienaventurados, sino en las consecuencias de nuestras acciones. (Theodor Kallifatides; Otra vida por vivir; Galaxia Gutenberg, pag….

Si eres amante de los libros…

Lo cierto es que si eres amante de los libros, aunque no te gastes una fortuna en ejemplares únicos ni en volúmenes exóticos, no dejas de comprar otros libros, libros de bolsillo, novedades, libros de segunda mano, porque la pulsión es tiranía. Si eres amante de los libros las paredes de tu casa se van…

Las buenas librerías son preguntas sin respuesta. Jorge Carrión

Con motivo del Liber, cené en Madrid con un editor al que aprecio y respeto. Había aprovechado su estancia para visitar una librería y me contaba lo sugerente que le había resultado el paseo por la misma. Creo que este texto de Jorge Carrión refleja en buena parte lo que él me trasladó. En un…

La gran ventaja del libro en papel. Jorge Carrión

La gran ventaja del libro en papel no es su portabilidad, su duración, su autonomía ni su relación íntima con nuestros procesos de memoria y aprendizaje, sino su desconexión permanente. Cuando lees un libro en papel la energía y los datos que emites a través de tus ojos y tus dedos son sólo los tuyos….

Convivencia. Marina Garcés

La convivencia, por definición, siempre es no escogida. Empezando por el núcleo familiar, donde no hemos escogido ni a nuestros padres, ni nuestra lengua, ni nuestros vecinos, hasta la escala más global, que abarca los 7.000 millones de humanos, más el resto de especies que respiran el mismo aire que nosotros. ¿Sabremos vivir como no…

La calma es mi libro. Juan Eduardo Zúñiga

Ése fue mi primer espacio confidente, beneficioso por las horas que allí pasaba. Leía cuanto me rea posible y dibujaba escenas de las historias que me gustaban. Había calma, esa condición importante para entrar en las galerías de la conciencia. Escribió Rilke en un poema: «La noche es mi libro»; pero alguien, un niño, podría…